Nutrición

Los malos hábitos alimentarios nos pueden conducir por una parte a problemas de índole estética, pero también de ámbito funcional, y de forma importante puede desencadenar o comportar problemas asociados para la salud: cardiovasculares, articulares, aumento del colesterol, etc.

Estudio personalizado
En primer lugar se realizará un completo estudio antropométrico y nutricional, para poder calibrar sus características metabólicas, y poder diseñar así una dieta y modificación de hábitos de conducta y nutricionales personalizados.

Este estudio incluirá datos físicos del paciente, analíticas, exploración básica, historial de estilo de vida actual y anterior, hábitos, enfermedades, test de intolerancia alimenticia, etc.

Dietas
Se propondrá una dieta personalizada según las necesidades de cada paciente para mejorar la funcionalidad del cuerpo y prevenir enfermedades degenerativas, y de esta forma vivir más y mejor. En algunas ocasiones, será necesario complementar la dieta con medidas farmacológicas, siempre bajo prescripción médica y bajo su control.

Control de peso
El plan nutricional suele pautarse para 6 meses aproximadamente, tiempo habitualmente suficiente para alcanzar el peso ideal y para que la persona «aprenda a comer equilibradamente», manteniendo su peso y perdiendo exclusivamente la grasa sobrante.

Se efectuarán sin embargo controles periódicos para analizar la evolución de pérdidas de cada segmento corporal y modificar, si hiciera falta, el plan de dieta.

Psicología en la nutrición
Planteamos un trabajo conjunto entre médico nutricionista y psicóloga, con la finalidad de adecuar las necesidades reales de nutrición y cambio de hábitos con el trabajo y las posibilidades de comportamiento del paciente para conseguirlos.

El trato con la psicóloga se orientará a la ayuda para modificar hábitos alimenticios o de comportamiento, y cómo afrontarlos por parte del paciente de forma exitosa.