Carboxiterapia

La carboxiterapia es la aplicación percutánea o subcutánea de dióxido de carbono con fines terapéuticos y estéticos. Dicha aplicación de CO2 se efectúa con un equipo capaz de controlar el volumen de gas (cm3) con una presión constante durante un tiempo determinado. El gas debe ser de tipo medicinal anaeróbico con 99.9% de pureza.

Esta terapia es usada desde 1930 en los termales de Royat, Francia, donde se descubrió el efecto benéfico de CO2 producido por las aguas termales. Allí un grupo de cardiólogos comenzó a utilizar la técnica para tratar arteriopatías periféricas, orgánicas y funcionales, y en Argentina el Dr. Dicio habla del uso del dióxido de carbono subcutáneo; en 1953 el doctor J.B.Romuef publicó un trabajo de 20 años de experiencia en la aplicación de CO2 subcutáneo.

Las estadísticas del Instituto de Investigaciones Cardiovasculares de Royat indican que hacia 1994 se habían sometido a la carboxiterapia alrededor de 30.000 pacientes afectados de arteriopatías periféricas de diferentes causas, con resultados esperanzadores en lo que se refiere a la recuperación funcional. Tan solo en Francia se trataron 420.000 pacientes, ésto no solo convalida la eficacia del método terapéutico, sino la seguridad del mismo.

Hoy en día se ha introducido la metodología en Medicina Estética para tratar la celulitis, la adiposidad localizada y la flacidez.

El organismo produce unos 200 cc. de CO2 por minuto. Tal cantidad puede aumentar unas 10 veces durante el ejercicio. Las dosis utilizadas en forma terapéutica están en ese rango. Cabe destacar que este gas representa con el agua el producto final del metabolismo de los seres vivos, y tiene una importancia básica en la regulación de muchas funciones vitales del organismo.

Procedimiento y mecanismo de acción
El CO2 se introduce a nivel subcutáneo a través de una aguja de 30 G ½, el control de la distribución se realiza por medio de una pistola diseñada específicamente en Francia con marcaje CE para este uso y que dosifica el caudal, la cantidad y el tiempo de inyección del gas. Durante el suministro de CO2 es evidente un enfisema subcutáneo que se extiende en un área de 10cm. aproximadamente, y le puede seguir un eritema con sensación de calor, evidencia del efecto y la actividad vascular del gas.

Por vía subcutánea el CO2 provoca vasodilatación del microcírculo subcutáneo. Cuando la oxihemoglobina va a nutrir a nuestro organismo con 02 después de haber inyectado CO2, éste cree que hay una descompensación por lo que aumenta la cantidad de 02 en esta zona, de esta forma se presenta la vasodilatación y el aumento de la oxigenación local, a su vez la hemoglobina va captando el CO2 que se ha introducido en el organismo. Esta acción se manifiesta a través del aumento de la velocidad de flujo y la apertura de capilares virtuales normalmente cerrados en condiciones parafisiológicas.

Se resumen en siete acciones demostradas y reconocidas
En dependencia del paciente, patología a tratar y estado de la misma son necesarias varias sesiones que se establecerán entre médico y paciente según la evolución de los resultados.

  • Aumento de la velocidad de la sangre en la microcirculación.
  • Vasodilatación de las arteriolas y metarteriola (VCSO).
  • Vasodilatación Capilar (VCSO).
  • Neoangiogénesis.
  • Efecto Bohr: A mayor concentración CO2, menor afinidad hemoglobina por O2
  • Activación de los receptores Beta adrenérgicos de la membrana del adipocito.
  • Acción lipolítica

Efectos secundarios
En general son muy leves y bien toleradas. Puede sentir un ligero y pasajero dolor por la distensión de los tejidos del gas. Puede aparecer una ligera rojez momentánea debida al efecto vasodilatador y oxigenante del tejido. Puede haber algún morado consecuencia de la inyección a través de una aguja de las más finas que existen en el mercado.

Indicaciones estéticas
Paniculopatía, Edematofibroesclerótica (celulitis), Adiposidad localizada, Flacidez, Patologías vasculares arteriosas.

Contraindicaciones de uso
Infarto Agudo de Miocardio y Anginas inestables, Tromboflebitis aguda, Infecciones localizadas, Epilepsia, Embarazo, Insuficiencia renal y respiratoria